miércoles, 30 de mayo de 2012

La Manga del Mar Menor - Murcia


La Manga del Mar Menor

La Manga del Mar Menor es un cordón litoral de 21 km de longitud que se extiende desde Cabo de Palos hasta el parque natural de las Salinas en San Pedro del Pinatar. Con una anchura entre 100 y 1.200 m. separa el Mar Mediterráneo del Mar Menor y tras su urbanización en la segunda mitad del siglo XX es un centro turístico de gran importancia en la Región de Murcia. Pertenece a los municipios de Cartagena en su parte sur y San Javier en su parte central. El istmo al norte canal del Estacio es un espacio protegido que no se considera perteneciente a la Manga y forma parte del término municipal de San Pedro del Pinatar.

Mar Menor
La Manga se encuentra situada en el sureste de la península Ibérica en la comunidad autónoma de la Región de Murcia. Este cordón litoral es una lengua de tierra que se fue estructurando desde el cuaternario por la colmatación natural sobre escollos de areniscas terciarias de los promontorios del Pedrucho, Estacio y Punta de Algas, así como la elevación de tipo volcánico de Calnegre, hasta que hace unos 2.000 mil años se cerró casi por completo formando la laguna del Mar Menor. Su formación fue debida a la sedimentación de arena que aportaban las corrientes dominantes en la zona, aunque también existieron periodos en los que el nivel del agua sufrió fluctuaciones, de ese modo se considera que en el siglo XVII su nivel sería unos veinte o treinta centímetros superior al actual.

 Al oeste de esta lengua de tierra queda el Mar Menor queda configurado como una laguna litoral comunicada por unos canales, denominados "golas", por medio de los cuales el agua se intercambia con el mar Mediterráneo que se encuentra al este. La gola central o de El Estacio es una ampliación artificial y proporciona acceso al puerto deportivo, sin embargo existen las golas naturales de Ventorrillo y El Charco en la zona de las encañizadas y la completamente artificial de Marchamalo (o norte) por las que se producen los intercambios entre ambos mares.

Atardecer
 La comunicación por carretera se realiza por una única vía, denominada Gran Vía, que la recorre desde Cabo de Palos hasta finalizar en la zona de las encañizadas, esta carretera se inicia al finalizar la vía rápida RM-12 y establece comunicación con las diversas urbanizaciones como Umenor, Monteblanco, el ensanchamiento de Calnegre, el Pedrucho, el Oasis que es donde se encuentra el puerto deportivo con sus embarcaderos, hasta llegar a Veneziola que es la última zona urbanizada. A continuación se encuentran los lindes del parque natural de las Salinas y Arenales de San Pedro del Pinatar.

Historia

Durante el Paleolítico hubo cambios en los niveles de agua del Mar Menor y La Manga apenas poseía sus estructuras básicas aunque en el Eneolítico se produjo una subida de los niveles del agua que permitió una navegabilidad durante las colonizaciones fenicias, griegas y romanas.

La presencia del hombre se remonta al periodo eneolítico ya que se han encontrado vestigios de un poblado de esa época en Las Amoladeras. También es conocido que las naves fenicias y romanas utilizaron El Estacio como zona de atraque, existiendos restos arqueológicos en Punta de Pudrimel, El Estacio y el Bajo de la Campana, así como restos de pecios romanos en San Ferreol. Durante la Edad Media se instalaron las primeras encañizadas para la pesca. Durante el reinado de Carlos V y Felipe II se construyeron una serie de torres de vigilancia costera para prevenir las incursiones berberiscas a lo largo de La Manga llamadas El Estacio, La Encañizada y Pinatar.

 El proceso de desamortización sacó a subasta pública los terrenos el 10 de enero de 1863 y fueron adquiridos por diversos propietarios, pero la familia Maestre fue comprando las diversas zonas. En 1956 Tomás Maestre Aznar consiguió disponer de casi todo el terreno y comenzó con el proceso para su urbanización.

La Manga en 1967
 Esta zona de tierras de sedimentación estaba formada por dunas y vegetación de matorrales que llegaron sin ningún cambio hasta los años 60, década en la cual el paraje fue promocionado para el turismo y las grandes construcciones comenzaron paulatinamente a poblar el paisaje considerando su posición estratégica entre dos mares. Aún puede contemplarse una zona similar a su estado originario en la parte norte correspondiendo a las Salinas y Arenales de San Pedro del Pinatar, ya que al tratarse de un parque natural no ha sido absorbido por la presión urbanística. En 1970 contaba con quince viviendas pero en 1981 habían ascendido a 4.730 lo que refleja una urbanización acelerada.

 A finales del siglo XX se podía considerar como el único espacio turístico especializado en la Región de Murcia que podía ofrecer más de 3.000 plazas hoteleras.

Economía
Golf en la manga

La principal actividad económica es el turismo y los servicios asociados al mismo, además se trata de una actividad temporal ya que durante los meses de verano la población puede superar los 200.000 habitantes y sin embargo durante el resto del año no suele llegar a los 10.000. Se trata del destino turístico de la Región de Murcia en el que a pesar de existir un gran número de viviendas de segunda residencia el número de turistas extranjeros sobrepasa al de los procedentes de la región.

La Manga nocturna
 Las actividades predominantes están relacionadas con las actividades de ocio existiendo una oferta considerable de actividades y deportes náuticos, destacando los de vela por las excelentes condiciones para su práctica que reúne el Mar Menor. Además al disponer de un clima cálido se pueden visitar sus numerosas y largas playas en diversos periodos vacacionales.

 La oferta de hoteles de todas las categorías y de innumerables restaurantes convierte a la hostelería en su principal área de servicios. Pero tambien las galerías comerciales y mercadillos se ofrecen como un atractivo que añadir.

La segregación

La Manga, está divida entre dos municipios: Cartagena y San Javier. A Cartagena le corresponde desde el km 0 (límite sur de lo que sería la lengua de arena que se encuentra junto a Cabo de Palos), hasta el km 3/4 en una zona conocida como Monteblanco; desde este punto en adelante es al Ayuntamiento de San Javier al que le corresponde el mantenimiento de La Manga. Por estas curiosas circunstancias administrativas, en las que los núcleos de población distan a no menos de 30 km en el caso de Cartagena y a unos 50 km (por carretera) en el caso de San Javier, hacen de La Manga una entidad difícil de gestionar. Por esto los ayuntamientos de estos dos municipios colaboran conjuntamente en el mantenimiento de playas, viales, etc. conocido como El Consorcio, pero aunque la población de La Manga (cuando nos referimos a La Manga sólo es el brazo de arena, no los pueblos del litoral del Mar Menor) fluctúa a lo largo del año, ya que aumenta en periodos vacacionales de los periodos que no lo son, cada vez más personas, poco a poco, lo están convirtiendo en el lugar de residencia habitual, tanto por gente de la zona como por extranjeros. Y son estos los que han evidenciado que no hay servicios el resto del año (tan eficaces como son en verano), esto ha llevado que no sólo La Manga, como ente urbano, sino también ciertas poblaciones dependientes de Cartagena tales como Cabo de Palos, Los Belones y otras del Rincón de San Ginés hayan pedido la segregación de ésta, y la formación de otro municipio aglutinante de éstos con sede en La Manga, con el nombre de Dos Mares. Las características de la ley sobre la formación de municipios, tales como lejanía del casco de urbano del municipio dependiente o también respecto a los servicios deficientes (sólo en otoño-invierno) no han servido para que las peticiones al Estado les permitieran formarse como municipio.

Enlaces:











lunes, 28 de mayo de 2012

Covadonga y los Lagos – Asturias


Covadonga y los Lagos – Asturias



--Covadonga

Covadonga es una parroquia del concejo de Cangas de Onís en el Principado de Asturias, España, así como la única población, con la categoría de lugar, de dicha parroquia.

Santuario de Covadonga
 La parroquia forma parte del Parque Nacional de los Picos de Europa, y en sus 2,54 km² habitan un total de 58 personas.1

 El lugar de Covadonga está a una altitud media de 257 metros sobre el nivel del mar, en la falda del monte Auseva, y dista unos 11 kilómetros de Cangas de Onís.

Posee el conjunto monumental más visitado de Asturias. Es un santuario dedicado a la Virgen de Covadonga (La Santina), conmemorativo de la Batalla de Covadonga.



 Santa Cueva de Covadonga

 Destaca la Santa Cueva donde se encuentra la Capilla Sagrario con imagen de la Virgen de Covadonga y la tumba de Don Pelayo. Según la tradición, en este lugar se habrían refugiado don Pelayo y sus hombres durante la Batalla de Covadonga.

Santa cueva
 Basílica de Santa María la Real de Covadonga

 Junto a la anterior se encuentra la Basílica de Santa María la Real de Covadonga. Ideada por Roberto Frassinelli y levantada entre 1877 y 1901 por el arquitecto Federico Aparici y Soriano, de estilo neorrománico construida íntegramente en piedra caliza rosa.

Explanada

Además, en la explanada de la Basílica se encuentran:

 La casa capitular


 La estatua de bronce de don Pelayo de 1964, del escultor Eduardo Zaragoza.
Virgen de Covadonga

 «La Campanona», campana de tres metros de altura y 4.000 kilos de peso construida en 1900 en La Felguera cuyo escultor fue el italiano Sortini, donada por el Conde Sizzo-Norris y Luis Gómez Herrero. Ganadora del primer premio de la Expo de París.

 Y el obelisco con la réplica de la Cruz de la Victoria de 1857, levantado por los duques de Montpensier en el lugar llamado «El Repelao», donde la tradición dice que don Pelayo fue coronado rey.









Reyes enterrados en Covadonga

 En la Santa Cueva se hallan los sepulcros de los reyes de Asturias:
Estatua de Don Pelayo

 Don Pelayo

 Alfonso I, el Católico.





Entorno natural

  El 22 de julio de 1918, con motivo del 12º centenario de la batalla de Covadonga, se crea el Parque nacional de la Montaña de Covadonga, primer Parque nacional de España, que con su ampliación al resto de los Picos de Europa en 1995 pasaría a llamarse Parque nacional de los Picos de Europa.

 En esta área se encuentra el Macizo Occidental de los Picos de Europa, el macizo más extenso, siendo Peña Santa con 2.596 metros la mayor altitud. En este macizo se sitúan los lagos de Covadonga, nombre que se le da al conjunto del lago Enol y el lago Ercina.

--Lagos de Covadonga

El conjunto de los lagos de Covadonga está formado por dos pequeños lagos, el Enol y el Ercina de origen glacial situados en la parte asturiana del Parque Nacional de los Picos de Europa, en el macizo occidental de dicha cadena montañosa. Existe un tercer lago, el Bricial, que sólo tiene agua durante el deshielo, pero también pertenece al conjunto. En Asturias son conocidos, simplemente, como Los Lagos.

 Se sitúan en el concejo de Cangas de Onís y se accede a ellos a través de una carretera de 14 km que nace en el Real Sitio de Covadonga para llegar en primer lugar al lago Enol. Su frecuente uso desde 1983 como final de etapa en la Vuelta ciclista a España ha popularizado internacionalmente el paraje.

 La afluencia masiva de turistas, sobre todo aficionados al ciclismo, ha obligado a limitar el desarrollo de pruebas ciclistas en el entorno de Los Lagos. No obstante, la zona cuenta con una excelente infraestructura turística.

 En las proximidades del lago Ercina, en Buferrera, hasta 1979 se explotaron minas de hierro, manganeso y mercurio.

Los Lagos en la Vuelta Ciclista a España

Localización

 Desde Cangas de Onís, y tomando la carretera AS-262 se llega, después de 10 km, al Santuario de Covadonga, que es donde realmente comienza la subida, a través de la CO-4.

Características

 Desde el Santuario, la subida consta de 14 km, en los que se salva un desnivel de 962 m, lo que supone una pendiente media del 6,87%. El tramo más duro se encuentra entre los km 7 y 9, en las zonas conocidas como La Huesera (una recta de 800 m con rampas de entre el 12 y el 15%) y el Mirador de la Reina, con rampas que alcanzan el 14 y el 15% de desnivel.

  Historia

 Lagos de Covadonga se ascendió por primera vez en la historia de la Vuelta ciclista a España en la edición de 1983, el 2 de mayo. En una etapa procedente de Aguilar de Campoo y en un día de lluvia y viento, el vencedor en su cima fue Marino Lejarreta, y el posterior vencedor de la carrera, Bernard Hinault, llegó a comparar este puerto con el mítico Alpe d'Huez, lo que le empezó a dar fama mundial. En los días previos a la carrera, debido a que estos lagos son también conocidos como Los lagos de Enol, los periodistas deportivos hicieron un juego de palabras ante la batalla que se avecinaba y los llamaron Los lagos de Hinault, nombre con el que serían conocidos desde entonces en el mundo ciclista. En 17 ocasiones la Vuelta ha tenido final de etapa en Los Lagos.

Enlaces:
















domingo, 27 de mayo de 2012

Guernica, un pueblo, un cuadro, un árbol y mucha historia


Guernica, un pueblo, un cuadro, un árbol y mucha historia



El bombardeo de Guernica, el cuadro de Picasso y el árbol de la Casa de Juntas, todos tienen una relación, un pueblo vasco con una terrible historia.

 Un pueblo al que se le ha dedicado un cuadro, un pueblo que quedó prácticamente destruido por un horrible bombardeo, un pueblo que se siente orgulloso de un árbol… Por un motivo u otro, el nombre del pequeño municipio de Guernica es conocido por muchos.

Ubicación

 La villa está situada a 10 m de altitud, en la comarca de Busturialdea, en el valle del río Oka, a orillas de la ría de Guernica, ría que forma el Oka en su desembocadura y es el corazón de la Reserva de la Biosfera de Urdaibai. El relieve, sucesión de valles y montes que siguen la dirección NW-SE, está determinado estructuralmente por el Anticlinal Norte de Vizcaya.

 Una terrible historia

 La villa de Guernica fue fundada en abril de 1366. Su historia está marcada por las interminables batallas contra sus vecinos de Luno, siempre marcadas por disputas a causa de los límites territoriales. Finalmente, en el año 1882, ambas poblaciones se unieron formando lo que hoy es conocido por Guernica-Luno.

Durante los primeros años del siglo XX, llegó la industria, y esto produjo un crecimiento exponencial de la población.

 Se mantuvo una de las tradiciones medievales de los vascos, reunirse bajo un árbol para tomar decisiones legislativas. Con el pasar de los años, los pueblos fueron eliminando esta costumbre para así singularizar únicamente el conocido árbol de Guernica. Los pueblos de los alrededores enviaban representantes al lugar, para realizar acuerdos. Estas reuniones eran comúnmente conocidas como, las Juntas Generales.

Época negra

Bombardeo de Guernica
 La época negra del municipio llega junto a la Guerra Civil Española, el 26 de abril de 1937 la villa quedó reducida a cenizas tras el bombardeo de la Legión Cóndor. Este escuadrón aéreo estaba dirigido por Hitler para apoyar a las fuerzas de Franco. Se dijo que el objetivo principal era un puente que se encontraba a las afueras. Curiosamente, fue una de las pocas edificaciones que quedaron intactas. Los bombarderos, lanzaron bombas incendiarias que generaron fuertes llamas, que no se pudieron sofocar hasta pasado un día.

Las consecuencias fueron terribles, la mayor parte de los edificios de Guernica quedaron destruidos y fallecieron muchos civiles. Un par de días después, las tropas entraron en la villa para tomar el control de la misma. Fueron los encargados de quemar todossus archivos, lo cual imposibilitó un recuento fiable de los muertos.

 Guernica, el cuadro

El Guernica
 El Gobierno de la República Española encargó al pintor Pablo Picasso que realizará una obra para ser expuesta en la Exposición Internacional de París de 1937, y así mostrar al mundo los sucesos acontecidos. El cuadro expresa a la perfección los horrores vividos en el municipio: aparecen numerosos elementos, como un guerrero muerto, una madre con su hijo muerto, una casa en llamas, múltiples animales, entre otros.

 Es un cuadro simbólico, porque realmente no hace ninguna referencia directa al bombardeo de Guernica. El cuadro destaca por su colosal tamaño y por estar pintado únicamente en blanco y negro.

 El árbol de Guernica

Arbol de guernica
 Este roble que podemos ver delante de la Casa de Juntas es el símbolo de las libertades tradicionales de los vascos. No siempre ha estado allí el mismo árbol, han pasado por el lugar varios, siendo 3 los más importantes, el árbol padre, el árbol viejo y el árbol hijo. En la actualidad el icono es formado por uno de los retoños del árbol hijo, aunque aun podemos ver en el recinto de la Casa de Juntas el tronco muerto del árbol viejo.

Hoy en día, se sigue usando para realizar los juramentos del Lehendakari del País Vasco.

Jaungoikuaren aurrean apalik,
Ante Dios humillado
euzko-lur ganian zutunik
en pie sobre la tierra vasca
asabearen gomutaz
en recuerdo de los antepasados
Gernika'ko zuaizpian
bajo el Árbol de Guernica
nere aginduba ondo betetzia zin dagit.
juro desempeñar fielmente mi cargo.

Casa de Juntas
Este juramento se ha repetido desde entonces en las tomas de posesión de todos los presidentes vascos, realizándose sobre un crucifijo y una Biblia en euskera. En la época moderna se añadió la frase "ante vosotros, representantes del pueblo", antes del "juro".

 Este juramento tradicional fue modificado por parte de Patxi López ante su investidura como Lendakari en 7 de mayo de 2009:

 De pie, en tierra vasca,

 bajo el árbol de Guernica,

 ante vosotros representantes de la ciudadanía vasca,

 en recuerdo de los antepasados,

 prometo desde el respeto a la Ley,

 desempeñar fielmente mi cargo de lehendakari

 Del mismo modo, hizo su promesa sobre una Constitución española y un Estatuto de Guernica.



jueves, 24 de mayo de 2012

Ibiza, La isla de la diversion


Ibiza

Ibiza, Islas Baleares, en España. Cuenta con una extensión de 572 km² y una población de 129.562 habitantes. Su longitud de costa es de 210 km, en donde se alternan pequeños peñascos. Las distancias máximas de la isla son de 41 kilómetros de norte a sur y 15 kilómetros de este a oeste.

 Posee una morfología muy irregular formada por varias montañas, de las cuales la más alta es Sa Talaia, situada en el municipio de San José, con 475 metros de altitud.

 La isla tiene gran fama en todo el mundo por sus fiestas y discotecas, que atraen a numerosos turistas. Entre los clubs más famosos se encuentran Space, Pacha, Privilege Ibiza, Amnesia, Café del Mar o Es Paradís. La zona del puerto de Ibiza también atrae a muchos turistas por su vida nocturna.

Está situada unos 79 km al este de la Península Ibérica, frente a Denia, 140 km al suroeste de la isla de Mallorca, y al norte de Formentera. Su capital es Ibiza y las dos poblaciones más importantes, además de la capital, son San Antonio Abad y Santa Eulalia del Río, y el mayor municipio, San José.

 Las islas de Ibiza y Formentera reciben el nombre de Islas Pitiusas. Forman un archipiélago diferente al integrado por Mallorca y Menorca, aunque hoy en día se hable del Archipiélago Balear y formen parte de la misma unidad administrativa. Ocupa una superficie de 572 km² y por ella discurre un solo río, el de Santa Eulalia del Río, único río de Baleares, que desde hace bastantes años permanece seco por la excesiva explotación de los recursos acuíferos de la isla.

Historia

La isla de Ibiza conserva restos arqueológicos fenicios y púnicos, pues fue un enclave comercial relevante dentro de la cultura náutica de este pueblo. Tanto en la ruta del este al oeste como al revés, la isla era punto de paso propicio para los navegantes por los vientos reinantes y las corrientes del Mar Mediterráneo. Aproximadamente a mitad del siglo VIII a. C. se funda el primer asentamiento estable en la zona S-W, el yacimiento de Sa Caleta, que se ocupará hasta finales del mismo siglo, cuando será abandonado. Es desconocido el destino de los pobladores que pudiesen encontrar estos marinos fenicios, pero a todos los efectos desaparecen como entidad propia.

 Aproximadamente en la misma época se comienza a urbanizar la ciudad de Ibiza, en la misma ubicación que la actual ciudad, debido sobre todo a su gran puerto, mucho más grande que el actual y a la situación sobre una pequeña colina de unos 100 m sobre el nivel del mar. Entre el siglo VII a. C. y un momento indeterminado, la isla quedará dentro de la órbita de las polis cananeas de Oriente Medio hasta su conquista por los asirios y de Qart Hadasht (Cartago) después, hasta la destrucción de esta última por los romanos el año 146 a. C.

 La ocupación extensiva de la isla hará que crezca su producción y riqueza de productos hasta ser nombrada por los historiadores romanos por su lana, higos, los vinos y su sal. Prueba de su auge económico son las acuñaciones propias hechas en la isla desde finales del siglo IV a. C. con el símbolo de la isla, el dios Bes, al que quizás se deba el nombre de ʾībošim sincretismo del dios de la fertilidad fraternal egipcio. También es buen ejemplo de este auge la fundación en Mallorca de una serie de asentamientos económicos en la zona sur cerca de las salinas para su aprovechamiento, así como de las relaciones económicas con los isleños de la cultura talayótica.

 Ibiza aparece ya durante la Segunda Guerra Púnica asediada y asolada por los hermanos Escipiones tras su victoria en Cesse, abandonada, sin ser tomada la ciudad, por los romanos, que creen que una flota cartaginesa está de camino. Aparece nuevamente mencionada como última ciudad leal a Cartago cuando el general púnico Magón huye a ella tras ser rechazado por Gadir/Cádiz. Magón se rearma en Ibiza y marcha ya a Menorca a reclutar mercenarios y fundar Mahón.

 Ibiza no tarda en ser pragmática y se rinde libremente a los romanos, lo que le permite mantener sus sistemas sociales y su cultura púnica hasta bien entrado el principado romano. Es en esta época cuando Ibiza también es conocida como "Insula Augusta" en continuidad a su nombre sagrado fenicio de Isla de Bes. No tarda en recibir el estatus de municipio romano, lo cual le confiere mayores derechos. Esto, sin embargo, no pude frenar la lenta decadencia de este puerto e isla. Tras la elección de Tarraco/Tarragona como capital de la provincia de la Tarraconesis, el tráfico marítimo cambia y empieza a tomar unas rutas más cercanas a la recién conquistada Mallorca.

 También los romanos comerciaron con las Islas Baleares, que poseían ciertas riquezas como la sal, higos o la extracción de minerales (minas de galena-argentífera y minio en s´Argentera - San Carlos). ʾībošim  fue el nombre que le dieron los fenicios, y Ebusus su adaptación al latín. Junto a Formentera, se las conoce como las islas Pitiusas, debido a la abundante presencia de pinos de tres clases diferentes. Mientras en las islas mayores habitaban tribus menos desarrolladas culturalmente y con tradiciones bárbaras a los ojos de la cultura helenística, en las Pitiusas vivían gentes de tradición semita, descendientes de emigrantes de Oriente Medio, Qart Hadasht o las polis semitas del sur de la Península Ibérica. La razón para poner este nombre a las islas sólo pudo ser la de no llamarlas "islas de los cananeos", que marcaría la pertenencia a dicha órbita, pues pinos, a los que la tradición aduce el nombre, hay tantos o más en Mallorca y Menorca como en las Pitiusas.

Tras las ocupaciones vándala y bizantina (siglos VI - VIII), las islas Baleares, entre ellas Ibiza, cayeron en una etapa de anarquía. Los árabes tomaron posesión de su territorio en el 902 y se asentaron en la ciudad que hoy pervive como capital, la parte antigua de la cual recibe el nombre de Dalt Vila (ciudad alta). Llegan a la isla nuevos colonos bereberes que se suman a la población local que se convierte en su mayoría al Islam. Jaime I de Aragón concedió la reconquista de las islas Pitiusas, pertenecientes en ese momento a la Taifa de Denia, al arzobispo electo de Tarragona, Guillermo de Montgrí, que se asoció con el conde del Rosellón, Nunó Sanç, y con el infante Pedro de Portugal para el empeño. Las tropas de la corona de Aragón ocuparon el castillo de Ibiza el 8 de agosto de 1235. La población autóctona musulmana fue entonces deportada masivamente, tal como pasó en Mallorca y el Levante y se trajo a nuevos pobladores cristianos desde Gerona. Ibiza fue incorporada al recién fundado reino de Mallorca, dentro de la corona de Aragón. El reino de Mallorca no tendría cortes, por lo que el rey de Mallorca tendría que acudir a las de Cataluña para prestar homenaje al rey.

En esta época, Ibiza es una isla con una economía pobre y algo ajena a los avatares de esta época. Sin embargo, varios sucesos afectaron de forma importante la historia ibicenca en estos siglos.

 Durante casi toda la Edad Moderna, al igual que el resto del Mediterráneo Occidental, Ibiza sufrió constantes ataques de la piratería berberisca, animada también por el Imperio Otomano. Las numerosas incursiones piráticas marcaron profundamente a la población, tanto a nivel cultural como material. Así, numerosas construcciones tradicionales ibicencas (iglesias, casas, mansiones...) poseen refugios o escondites para evitar a posibles incursores. Dichos ataques, fueron también la causa del despoblamiento de Formentera en todo este periodo. Igualmente, se realizaron numerosas construcciones defensivas destinadas a proteger las costas ibicencas. Destacan los numerosos torreones defensivos en todo el contorno costero y las grandes murallas que rodean Dalt Vila. Tanto los torreones como la muralla, fueron patrocinados por la corona de cara a favorecer la defensa de la isla dentro de los intereses españoles en el dominio del Mediterráneo. En concreto, la muralla debe mucho a la actuación de Felipe II.

 Dentro de las revueltas acaecidas en Mallorca durante las germanías, el obispo de Palma huyó hacia Ibiza para salvarse de los agermanados.

 Al igual que el resto de la corona de Aragón, durante la Guerra de Sucesión Española, Ibiza se declaró partidaria del archiduque Carlos de Austria (futuro Carlos VI del Sacro Imperio Romano Germánico) entrando en guerra con los partidarios de los Borbones, y fue de las últimas zonas de la corona de Aragón en caer bajo su dominio. Tras la guerra, por los Decretos de Nueva Planta se abolieron las instituciones organizativas tradicionales de la isla, viéndose sustituidas por organizaciones siguiendo el modelo castellano. Así, la Universidad (Universitat, órgano de gobierno insular de Ibiza y Formentera), fue convertida en un ayuntamiento al estilo castellano y se dividió la isla en 18 municipios frente a los cuatro cuartones (quartons) tradicionales. Sin embargo, la dispersión de la población y la ineficacia de los municipios, llevó a que se volvieran a implantar los cuartones, que coinciden con la división municipal actual de la isla. La dispersión poblacional en el campo ibicenco, hizo también que se tendieran a vincular las poblaciones a las parroquias, hecho que se observa en que casi todos los pueblos y ciudades de la isla tienen nombres de santos.

En 1782, Carlos III otorga a la actual ciudad de Ibiza el título de ciudad y constituye un obispado en la misma. Esto separa a Ibiza de la diócesis de Tarragona, a la que estaba adscrita desde la Edad Media.

A lo largo del siglo XIX, Ibiza experimenta un cierto crecimiento demográfico que provoca importantes tensiones dada la pobreza de la isla. Esto desarrolla cierta emigración hacia Cuba y Argel.

 Al estallar la guerra civil en julio de 1936, Ibiza cae bajo el control del ejército sublevado. Sin embargo, todavía es tomada en agosto por una columna republicana procedente de Barcelona, para volver a cambiar de manos de nuevo en septiembre, quedando definitivamente en la zona franquista. Durante este primer año de guerra, y tras cada nueva ocupación de la isla, se producen una serie de detenciones y ejecuciones arbitrarias de signo ideológico por parte de ambos bandos.

 Ibiza ha mantenido siempre una fama de lugar de potencial místico; fue un punto de referencia en los años 60 y 70 para la cultura hippie y para muchos viajeros. Fue visitada por Pink Floyd, que le dedicó una canción a un bar célebre en la isla en el disco More.

Turismo

A finales de los 60 y durante los 70, la isla de Ibiza gozó de una expansión turística que le ha permitido un desarrollo económico por encima del que le proporcionaban sus recursos tradicionales (pesca y agricultura).

 En la actualidad es referente como destino para jóvenes de todo el mundo por su ajetreada vida nocturna. La isla ofrece también numerosas calas y playas para aquellos que buscan tranquilidad. Se venden productos artesanos como el flaón, las «orelletes» o el licor «hierbas ibicencas». En el ámbito textil tiene fama la moda adlib. Abundan los mercadillos como el de Es Caná y el de Las Dalias

Vida nocturna

 Ibiza es considerada un destino turístico muy popular, especialmente por su vida nocturna, centrada en dos zonas, por un lado en la ciudad de Ibiza y por otro en San Antonio Abad.3 Posee muchos clubes y discotecas muy conocidos, como Privilege, Eden, Es Paradís, Amnesia, Space, Pacha, Gala Night y DC10.3 Durante el verano, muchos de los mejores productores y DJs de música acuden a trabajar a Ibiza, teniendo una noche de la semana dedicada a ellos en algún club. Por ejemplo, en 2009 Carl Cox tocaba Carl Cox & Friends cada martes en Space, Pete Tong en Eden cada viernes Wonderland o Tiësto cada lunes en Privilege Ibiza. Muchos de estos Djs usan Ibiza como plataforma de presentación de nuevas canciones y temas de música house, trance y techno.

 La temporada de fiestas tradicionalmente comienza en junio con las fiestas de apertura y termina en octubre con las fiestas de clausura. El horario típico de los turistas clubbers comienza despertándose a mediodía, algún evento a media tarde, asisten a discotecas y clubs por la noche y finalmente acuden a algún club para ver el amanecer. El Consejo Insular de Ibiza está intentando promocionar un tipo de turismo más tranquilo y familiar, lo que incluye leyes que obligan a los clubs a cerrar a las 6.00 a.m. como muy tarde y procurando que todos los nuevos hoteles sean de 5 estrellas

Enlaces




miércoles, 23 de mayo de 2012

Parque nacional de Ordesa y Monte Perdido


Parque nacional de Ordesa y Monte Perdido





El Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido (en aragonés Parque Nacional d'Ordesa y d'as Tres Serols) está ubicado en el Pirineo oscense, comarca del Sobrarbe, Aragón (España). Es el segundo parque nacional más antiguo de España, tras ser declarado el 16 de agosto de 1918 con el nombre de "Valle de Ordesa". El 13 de julio de 1982 el Parque se amplia y se reclasifica bajo el nombre actual.



Su superficie ocupa 15.608 ha y la zona de protección periférica cuenta con 19.679 ha. Actualmente el Parque goza de diferentes figuras de protección aparte del de Parque Nacional, en 1977 se declara Reserva de la Biosfera, en 1988 en Zona de Especial Protección para las Aves y en 1997 se convierte en Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

  La orografía del Parque está dominada por el macizo de las Tres Sorores, Treserols, una de las mayores moles calcáreas de España. Su mayor elevación es el Monte Perdido, del que en forma más o menos radial descienden una serie de impresionantes crestas montañosas y valles glaciares. El más característico y emblemático es el valle de Ordesa, recorrido por el río Arazas, origen del Parque Nacional, que se abre en dirección este-oeste, pero también destacan el Cañón de Añisclo, surcado por el río Bellós, en dirección Norte-Sur, las Gargantas de Escuaín, por donde pasa el río Yaga, en dirección Sureste y el valle de Pineta, recorrido por el Cinca, en dirección Este. Así mismo, aunque no pertenece al Parque Nacional, cabe destacar el valle de Bujaruelo en la zona oeste, y ya en territorio francés el Valle y Circo de Gavarnie, otro impresionante circo glaciar que en su cabecera tiene la cascada más alta de Europa, con más de 400 metros de caída vertical.

 La morfología básica del Parque se debe a dos orogenias, pero principalmente al plegamiento y elevación alpina de la era Terciaria, posteriormente moldeada por la erosión glaciar durante la era Cuaternaria, dando lugar a una serie de circos y valles glaciares muy definidos, como el valle de Ordesa y el valle de Pineta. Hoy en día sigue existiendo un glaciar en la cara Norte del Monte Perdido, aunque en retroceso. La mayor parte de la roca del Parque Nacional es caliza, lo que superpone a la más evidente y antigua erosión glaciar la transformación kárstica y fluvial del paisaje, con múltiples cuevas, cañones, simas, etc. Aquí hay que destacar el Cañón de Añisclo y las Gargantas de Escuaín, en los que aparecen circos glaciares en sus cabeceras, pero que posteriormente se encajonan en profundas gargantas.

 Las zonas altas del parque (altitudes superiores a los 2000 m) son extremadamente áridas, ya que toda el agua procedente de precipitaciones es rápidamente recogida por el sistema kárstico. En cambio, los fondos de los valles están cubiertos con una exuberante vegetación en la que dominan las hayas y los abetos que van dejando paso al pino negro según se aumenta la altitud.

 Muchos personajes han quedado prendados de estos parajes y han contribuido a su difusión. Gentes como Lucien Briet, Lucas Mallada o Soler i Santaló han contribuido a dar a conocer este lugar y a que fuera protegido.

 Lucas Mallada, en su libro Descripción física y geográfica de la provincia de Huesca, publicado en 1878, describe así el valle de Ordesa:

 Se recogen las aguas entre la Brecha de Rolando por un lado y Tobacor y La Catuarta por el otro, en un sinuoso torrente cercado en el verano por manchas de nieve y relleno totalmente por ésta en el invierno. Da origen al Ordesa, que desde su comienzo se encauza en arco de círculo, entre escarpas y tajos a pico, al entrar en tan formidable garganta y antes de llegar a la mitad de su curso se derrama en 5 cascadas en escalinata. Pasa de 300 m la altura de los escarpes, que a modo de cuchillos y murallones le sujetan por la izquierda, y todavía son más altos los tajos verticales de la orilla opuesta en Mondarruego, que se dibuja desde el Mediodía en fajas horizontales de diversos colores y es dominado por la Cárquera frente a la Brecha. Ocupan el valle de Ordesa espesos bosques de hayas, pinos y pinabetes sobre su fondo, que se aplana y ensancha hasta tener algunos centenares de metros, y llega a sitios donde justifica el apodo de Paraíso de los Pirineos con que algunos le designaron. Frente a Cotatuero, por muy habituado que uno se halle a contemplar grandezas de la naturaleza, no puede menos de quedar absorto de tanta belleza reunida en un solo punto. El río serpentea mansamente a través de las selvas frondosas, regando praderas cuajadas de florecillas; y por una canal ancha, entre Tobacor y Mondarruego, baja a su derecha la cascada de Cotatuero, terminación de un torrente que al pie de la Brecha y la Falsa Brecha, surca una extensa planicie, tal vez la tierra de pastos más elevada de los Pirineos

  Clima

 En general el clima es típicamente pirenaico, si bien la diferencia de altitud que va desde los 750 metros en la entrada del Cañón de Añisclo hasta los 3355 metros del Monte Perdido y la orientación original de cada valle, hace que exista una enorme variedad climática que ha de destacar: las grandes variaciones de humedad y temperatura entre el día y la noche. Inversiones térmicas que se reflejan en él la distribución de los pisos de vegetación. Régimen variable de los vientos de valle y montaña.

  Flora

 La flora del Parque consta de 1400 especies, lo que supone casi el 45 % de las plantas del Pirineo Aragonés, de las que 83 son plantas exclusivas del Pirineo, es decir, la mitad de los endemismos de la cordillera. En los más de 30 picos de más de 3000 del territorio protegido y su periferia se pueden ver cerca de 100 especies, lo que supone las dos terceras partes de la flora alpina del Pirineo.

 Una de las características principales del Parque es la presencia de grandes superficies de acantilados y paredes, así como de gleras calizas, que albergan una gran cantidad de especies exclusivas (endémicas) del Pirineo, como Borderea pyrenaica, Campanula cochleariifolia, Ramonda myconi, Silene borderei, Androsace cylindrica, Pinguicula longifolia, Petrocoptis crassifolia, etc.

 Uno de los primeros estudiosos de la flora de Ordesa es Pedro Montserrat Recoder en compañía de Taurino Mariano Losa.

 Vegetación

 En el Parque se produce una mezcla de influencias climáticas que da lugar a la aparición de distintas clases de comunidades vegetales. Así, tenemos desde vegetación mediterránea que penetra en las partes más bajas como en Añisclo o Escuaín, pasando por la submediterránea de los cresteríos pedregosos calizos y resecos por el viento, o los «pozos de oceaneidad» con presencia de plantas propias de ambientes más cercanos al Cantábrico, y finalizando con la vegetación de ambiente alpino de las altas cumbres.

 Se han inventariado 112 comunidades vegetales, siendo las más diversificadas los pastos y los prados, seguidas de las que colonizan las rocas y las gleras y de los bosques. El 75% de las comunidades vegetales son hábitats de importancia comunitaria, de los que cuatro son prioritarias para su conservación en la UE.

 En el piso montano (800-1700 m de altura) se encuentran numerosos bosques de hayas (Fagus sylvatica), abeto (Abies alba), pino royo (Pinus sylvestris), quejigo (Quercus subpyrenaica), tremolines (Populus tremula), con menor presencia de abedules (Betula pendula), fresnos (Fraxinus excelsior), sauces (Salix elaeagnos), avellanos (Corylus avellana) e incluso carrascas (Quercus rotundifolia), mientras que en la franja superior, hasta los 2000 m domina el pino negro (Pinus uncinata). El sotobosque hasta los 1800 m está dominado por el boj (Buxus sempervirens).

 En los pastos de altura (entre 2000 y 2700 metros) dominan las festuca (sobre todo Festuca nigrescens y Festuca gautieri subsp. scoparia) y es una de las mejores zonas del Pirineo para ver la famosa flo de nieu o 'flor de nieve' (Leontopodium alpinum), también conocida como edelweiss, que llega fue el símbolo del Parque Nacional y se encuentra protegida, como todas las especies vegetales del Parque.

 Fauna

El Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido acoge una variada fauna fruto de los diferentes hábitats que alberga y de su condición fronteriza entre la Europa Continental y la Mediterránea. Se han contabilizado unas 38 especies de mamíferos, 68 de aves nidificantes (unas 120 si contamos las emigrantes), 5 de anfibios, 8 de reptiles y 5 de peces.

 Los bosques ocupan apenas un 20% de la extensión del parque. Varían desde los caducifolios hasta los perennes, con considerables extensiones de pino silvestre y algo menores de pino negro y abeto. Es en ellos sin embargo donde topamos con mayor cantidad de vida salvaje, no sólo por la abundancia de alimento sino por el cobijo que en él se encuentra.

 El rebeco (llamado sarrio en aragonés) cuya población en el Parque ronda los 2.000 ejemplares, el corzo que ha pasado de estar extinguido a nivel local a mediados del siglo XX a poseer una creciente población en la actualidad, la superpoblada presencia del jabalí junto con dos recién «recuperados» (o en vías de estarlo) como lo son el ciervo, que parece querer regresar en su evidente expansión pirenaica y el oso pardo, cuya diminuta población pirenaica (25-32 ejemplares) se ha dejado sentir en el interior de los sectores más salvajes del espacio protegido. A ello hay que añadir una enorme variedad de pequeños mamíferos (nutrias, zorros, ginetas, marmotas, gatos monteses, garduñas, lirones, tejones, ardillas, ratones de campo, hurones, topillos, musarañas, desmán de los Pirineos...).

 Si de avifauna hablamos, en los bosques del Parque Nacional destacan sobre todo especies como el urogallo (con pequeñas poblaciones en su mayoría y para su bien desconocidas), la lechuza de Tengmalm (recientemente redescubierta), el pito negro, pito real, pico dorsiblanco, cárabo, autillo, chotacabras, chochín, treparriscos...

 En cuanto echamos la vista al cielo y nos fijamos en los desfiladeros y áreas de alta montaña, hábitat predominante del Parque, topamos con el quebrantahuesos, una de las aves más grandes del planeta que ha encontrado en el Pirineo en general y en este valle en particular uno de sus postreros y más consolidados refugios. Está presente también el águila real, el depredador más considerable de los cielos del Parque, el buitre leonado, ocasionalmente el buitre negro, el alimoche, milano real, milano negro, águila culebrera, todos ellos depredadores de la abundantísima marmota, de la perdiz pardilla o de la escasísima perdiz blanca, cuyas poblaciones en las zonas altas de Ordesa-Pineta apenas alcanza la veintena de ejemplares.

 Entre los numerosos anfibios presentes destaca la Rana pirenaica, endemismo del Pirineo descrito para la Ciencia en los años 90 con ejemplares del Parque, que vive en torrentes de agua limpia o el tritón pirenaico, indicador de la pureza de las aguas del parque.

 Enlaces:

Ordesa .net:
Ordesapirineos:







martes, 22 de mayo de 2012

Museo del Quijote - Biblioteca Cervantina, Ciudad Real


Museo del Quijote - Biblioteca Cervantina

Museo dedicado a la inmortal figura del caballe­ro Don Quijote. Combina exposición de obras de arte relacionadas con la novela cervantina con modernos montajes multimedia que, nos remontarán al siglo XVI, al ambiente de una imprenta de la época, con los personajes de la novela, en un verdadero viaje en el tiempo. Los estudiosos de la obra de Cervantes también disponen de un centro de estudios y de una importantísima biblioteca sobre el Quijote.

 Sala de Exposiciones, planta principal

En ella se exponen reproducciones de diez personajes relacionados con el Quijote, de cuyos originales es autor Felipe García Coronado. Los personajes representados son: don Quijote, Sancho, el Ama, la Sobrina, el Cura, el Barbero, el Boyero, el Ventero, Ginesillo y un cuadro del maestro Palmero titulado "Entierro de don Quijote".

Esta sala se ha diseñado para que los distintos personajes mantengan una conversación, al tiempo que se iluminan las figuras que hablan, mientras las demás están en la oscuridad.

Biblioteca Cervantina, planta principal

Consta de un depósito bibliográfico compuesto por 3500 ejemplares sobre tema cervantino; además tiene una sala de consulta, habilitada para veinte investigadores y una sala de digitalización y catalogación de documentos.

 Antesala, planta semisótano

 En ella se exponen diez cuadros de tema cervantino del pintor José Jiménez Aranda, que es uno de los mejores ilustradores del Quijote del siglo XIX.

 Sala de proyecciones 1, la primera impresión

En esencia, en esta primera sala se ofrece un montaje que transportará al público al ambiente de una imprenta madrileña de principios del siglo XVII. Para ello, oiremos los recuerdos de la época de aprendíz de un maestro impresor, época que coincidió, precisamente, con la primera impresión que se hizo del Quijote, en 1605, en Madrid. A tal fin, se ha dividido la sala en tres espacios: la zona del utillaje, el tendedero y la librería.

 El tendedero:

En esta zona se han instalado algunos cordeles como los que se utilizaban para tender los pliegos una vez impresos -en estos cordeles se ponían los pliegos a secar, puesto que en aquella época se imprimía sobre papel húmedo- así como unos frascos de tinta, algunos pliegos de papel de barba, además de unos tampones de entintar de piel de perro.

 Hay dos clases de pliegos: los llamados de "literatura de hilo y caña" -hojas impresas que se vendían sueltas a muy bajo precio, mayormente copias de ciego, gozos y aleluyas, calendarios campesinos...- y otros pliegos correspondientes al Quijote.

En el caso del Quijote, se utiliza el pliego correspondiente al prólogo -o la portada- de la obra y otro en el que aparece las famosas palabras del inicio propiamente dicho.

El utillaje:

 En esta zona se hallan, básicamente, algunos elementos corpóreos propios de una imprenta de la época, piezas originales consevadas, o en su defecto, reproducciones realizadas a este fin. Así aparecen: una caja de tipos, con sus múltiples cajetines y algunos tipos sueltos, fundidos en plomo.

En este tercer espacio aparece una librería de la época con algunos libros colocados sin especial protagonismo. También vemos en un atril, un gran libro abierto con las páginas en blanco, sobre las cuales se proyectan varias imágenes de libros de caballería.

 Sala de proyecciones 2, un paseo por el Quijote.

Se trata de un montaje relativamente breve sobre Don Quijote de la Mancha, y que combina la proyección de imágenes sobre una pantalla situada al fondo de la sala con elementos de escenografía estratégicamente colocados en la misma. Estos elementos corpóreos irán adquiriendo más o menos protagonismo a medida que avance el espectáculo. Como su título quiere indicar, no se trata de un espectáculo de intención didáctica o erudita, va destinado, por el contrario, a entretener y deleitar al público general y heterogéneo. También, atendiendo al título, se pretende pasear al espectador por algunos de los excenarios del Quijote, aunque casi siempre interpretados y transformados por la locura del protagonista y por su irreducible afán de aventuras, fruto de sus lecturas compulsivas.

Además de la idea básica de la transformación de la realidad ya mencionada, los ejes centrales del espectáculo son, por una parte, la pretensión de impartir justicia y el deseo de proteger al débil; y pr otra, la amistad que fragua con Sancho "el camino de la amistad", como diría él.

En cuanto a la locución -al margen de una cuidada banda sonora de música y efectos especiales- se utilizan, exclusivamente, pasajes, fragmentos y frases extraídas de la obra y que son leídos por una única voz masculina.

Desde el primer instante el espectador comprenderá que se halla ante una lectura algo "sui generis" del Quijote (de ahí el párrafo inicial, el mismo archiconocido, con el que empieza la obra), y que lo único que se espera de él es que se deje llevar por una emoción estética provocada por la combinación de imágenes especialmente sugeribles con la insuperable prosa de Cervantes; emoción que discurrirá en todo momento por los bien marcados cauces conceptuales de que hablábamos más arriba. Además si bien en la concatenación de frases y acontecimientos se respetará un cierto orden cronológico con referencia al seguido en la obra, en el espectáculo no se pretenderá seguirlo en todo momento rigurosamente.

A medida que avance la proyección, los fragmentos seleccionados tenderán a ser más breves que al principio, dejando mayor margen para el goce visual y sonoro. En todo caso y en general, el tono de las frases se procura que sea eminentemente desenfadado. Si no abiertamente cómico, tal como Cervantes concibió la obra en su momento.

Horario de visitas

Pases cada media hora, último pase una hora antes del cierre.

    Del 1 de septiembre al 31 de marzo:

Mañanas de 10:00 a 14:00 horas. Tardes: 17.00 a 20.00

   Del 1 de abril al 31 de junio:

Mañanas de 10:00 a 14:00 horas. Tardes: 17.00 a 20.00

   Del 1 de julio al 31 de agosto:

Mañanas de 9:00 a 14:00 horas. Tardes: cerrado

Domingos: 10:00 a 14:00 horas. Verano: 9:00 a 14:00 horas. Tardes: cerrado